martes, 3 de enero de 2017

ENTRE PARAGUAS




Hoy todo me hace mal y me hiere el ayer,
para que el agua de la lluvia
se confunda con la lluvia de mis lágrimas,
me pierdo entre la gente y sus paraguas,
camino calle abajo, sin fijar rumbo.

Ahora en este invierno que arrecia el frío
y amenaza la lluvia con su tedio,
los golpes de la vida que entonces no sentí,
me vuelven a doler dentro del alma,
pertinaz fantasma que no olvida
en un sueño constante que se repite.

La cara ya relegada, de la esperanza,
inquietante, incomoda, severa e insolente,
se pierde entre paraguas recordando
que lo que queda atrás, es ya pasado.
Y así, con paso firme, recuerdo aquel poema
que entonces recitaba Rosalía:

“Cuando te apene lo que dejes atrás,
recuerda siempre que es más dichoso
quien de la vida mayor espacio
corrido tiene”.