miércoles, 8 de marzo de 2017

DÓCIL ESPÍRITU




(Día internacional de la mujer)



Encierro en mi interior
                                         siglos de prejuicios
fui, según dicen, la que ofrecí la manzana,
la convertida en estatua de sal,
la apedreada por nombrarme mujer,
vendida y denostada por mí género.
Oculto en mí
                        un rostro detrás de un velo
                        un cuerpo dentro de una cárcel de tela
                        mis pensamientos, mis ideas.
Encierro en mí
                           la llama eterna de la vida
                           la ciencia de la abnegación
                           la espada de la humildad.
Oculto en mí
                        milenios de dolor, partos y guerras
                        de sangre derramada de mis hijos
de naufragios, de odio, de miserias.
Encierro en mí
                           el poder curativo del amor
                           la llave liberadora de la justicia
                           la fuente fresca de la sensualidad
No fui creada con unos brazos poderosos,
sino con un corazón generoso.
Por eso muero todavía por ello
                                                      por querer ser libre 
                                                      por querer vivir sin cadenas
                                                      por estar hecha de amor.
No acabará este vacuo sentimiento de desesperanza
hasta la liberación de mi dócil espíritu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario